Archivo mensual: marzo 2015

¿Qué sería de los toreros sin su familia?

Toreros familiaresMERCEDES GENTIL._El teléfono todavía no ha sonado. Ya debería haber llegado. Y si ha olvidado besar la estampita que le regalé. Y si la montera ha caído boca arriba. Y si ha intentado arriesgar demasiado y ha tenido mala fortuna. Y si ha sido corneado. Y si… Y si ha perdido la vida en el ruedo.

¿Alguna vez hemos pensado en cómo viven la actuación de un torero las personas más allegadas al maestro? ¿Esas horas que para ellos se convierten en momentos interminables? ¿Esas preguntas sin respuesta sobre cómo está yendo la faena?

Muchos toreros, la mayoría, reconocen el papel fundamental que desempeñan en su vida los familiares y amigos más cercanos. Ellos son sus confidentes, con quienes comparten sus triunfos y sus tardes amargas. Ellos son esas personas de las que se despiden antes de entrar a una plaza, con la inevitable duda de saber si sus vidas seguirán creciendo juntas.

Siempre hay una excepción que confirma la regla pero las mujeres suelen superar en sensibilidad a los hombres. Es por esto que cabe destacar a las madres y a las mujeres de los diestros. Las madres de los maestros prefieren no acudir a las plazas; el ver cómo titubea la vida de su hijo frente a los cuernos de un toro debe ser algo francamente doloroso. Hay esposas, aunque son minoría, que se sientan en el tendido y en silencio, aunque con su cabeza llena de pensamientos que afloran sin cesar, contemplan los que pueden ser los últimos instantes del hombre de su vida.

¡Qué sería de los toreros sin sus amigos y familiares! Sin ese padre orgulloso que saca defectos incluso de las virtudes, sin esa madre que posee besos infinitos, sin esa mujer que es la compañera de su vida y sin esos hijos que, con solo una sonrisa, pueden cambiar el quehacer de una faena.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized