El rojo: color torero

moranteMERCEDES GENTIL._ El toreo es pureza. Hondura. Emociones. Sentimientos. Vistosidad. Color. El toreo es rojo.

Rojo como esa muleta que se sitúa entre toro y torero. Esa misma que es testigo de la más bella danza que pueda existir en el mundo. Esa tela audaz que el diestro sostiene en su mano, a la que el toro acude con embestidas que demuestran su bravura. Muletazos de ensueño. Naturales que llevan la verdad por bandera.

Rojo como los burladeros y barrera que delimitan el escenario en el que tiene lugar la más emocionante de las artes. Tras la barrera roja se sitúa el respetable sediento de arte. Delante de los burladeros los toreros calman la sed de los presentes, en ese mismo momento en el que continúan con el legado de Cúchares.

Rojo como el color de las rayas de picar de la Maestranza. Esa plaza en la que el duende, el sentimiento y la maestría suenan de una forma única. Porque no hay lugar del mundo en el que un olé retumbe y traspase el corazón como lo hace en el coso sevillano.

Rojo cual clavel que inunda los alberos tras grandes faenas. Esa flor que las mocitas lucen en su pelo las tardes de toros. Y que elegantes caballeros prenden en el ojal de sus chaquetas como distintivo de caballerosidad. Ese clavel rojo, sin duda, la flor torera por excelencia.

Rojo como el color de la rosa que, por un instante, aúna a caballo, toro y rejoneador. Segundos en los que se pierde la triple identidad dando lugar a la individualidad. Una rosa que, minuciosa y milimétricamente, hace que la coexistencia en el ruedo sea emisora de belleza sin cesar.

Rojo como el color de la sangre que nos demuestra la autenticidad de la Tauromaquia. La verdad del toreo. La bravura del toro. La peligrosidad. Sangre que brota del animal aumentando su bravura e instinto de lucha. Sangre que el torero está dispuesto a derramar frente al astado aunque sea lo último que haga en vida. Resulta paradójico y enigmático que los amores que matan sean los que nunca mueren.

Y es que el toreo es rojo como el corazón. Ese corazón que late con cada pase. Con cada verónica. Con el picador que controla los puyazos. Con cada banderilla puesta al violín. Corazón rojo que late por y para la Tauromaquia. Rojo como el color que representa al amor; el amor inexplicable que se siente por este arte entre las artes.

Artículo publicado en Fotos de Toros

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s