“Carta al Papa Negro” por Fernando Claramunt

Muy respetado y querido Don Manuel, admirado “Papa Negro” cabeza del noble linaje de los Mejias “Bienvenida” :
 
Sé que , por fortuna, hasta su tertulia de los espacios celestiales no llegan los ecos del vocerío infernal que a estas horas se congrega en lo que queda de nuestra España para gritar de vez en cuando una palabra que no ha nacido en nuestra patria: “Gol” . 
 
Los hijos de la Gran Bretaña dicen o escriben “goal” con el significado de meta, objetivo, porteria o alguna cosa más. Una palabra que usted, bien hablado, caballero español, católico a carta cabal, nunca osó pronunciar. Creo que sólo una vez pisó, de mala gana, llevado por un hijo suyo, un estadio de fútbol. Existe gente, muchos pero no todos los españoles, gracias a Dios, gente, vulgo, tal vez el vulgacho, tan aborrecido por Baltasar Gracián, que se congrega en grandes masas con motivo de esa intoxicación colectiva que tanto potencian los gobernantes. Quieren obtener y obtienen estados de embriaguez y aturdimiento de las funciones más nobles del pensamiento. Ya sabe usted que el actual opio de los pueblos no es, como pretendió Karl Marx, nuestra Santa Religión, ni las otras religiones no verdaderas, sino el fútbol, un palabro muy poco español. 
 
Algunos, quizá demasiados, compatriotas nuestros se dejan arrastrar por lo que hoy les mandan creer y gritar. Se sienten representados por ese conjunto de individuos que corren en calzoncillos tras una pelota. No conformes con ello, se autodenoinan “fans” y usan trapos arrugados con los colores de nuestra bandera para cubrir sus partes pudendas y el resto del cuerpo a modo de chubasquero, gabardina o, con perdón, taparrabos. Nunca se nos hubiera ocurrido hacerlo a usted ni a mí. Hemos tenido el honor de hacer el Servicio Militar y besar la sagrada bandera en el momento solemne de la Jura. Usted y yo tenemos otro concepto de los símbolos de nuestra Patria. En los tiempos que corren, si decimos “Patria”, bastantes fruncen el ceño y sueltan alguna expresión obscena o malsonante.
 
El pasodoble “Suspiros de España” esta primavera ha sonado con respetuosa unción en la plaza de toros de Sevilla, como en los tiempos en que usted vestía de luces, lo mismo que cuando lo han hecho sus hijos que ahora le acompañan en el Cielo. La vida, y su símbolo el toreo, se nos pasa en un suspiro. Alguna vez ha sonado el mismo pasodoble en honor de su nieto Miguel, hijo de Ángel Luis.

Fuente: Blog del toro al infinito
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s